Onetti-Piglia: en Santa María nada pasaba

publicado en: Encuentros de letras, Portada | 0

“- ¿Cómo fue ese encuentro?

–  Yo tuve un diálogo con él cuando llega a Buenos Aires, sería el año 70, creo, Onetti era jurado de un concurso literario, y lo vi en casa de María Rosa Oliver. En esa época yo era amigo de José Bianco y me dijo que iba a estar Onetti y me invitó. Ahí fue donde le propuse a Onetti editar La novia robada como libro en una colección que yo hacía en aquel tiempo. Le dije que me gustaba mucho el cuento, me lo sabía de memoria en realidad. “En Santa María nada pasaba”… Le dije que me gustaría que circulara en otro contexto, porque él había publicado en una revista de Venezuela. Yo lo había leído de casualidad, ni sé cómo me llegó esa revista. Efectivamente hicimos una entrevista y me dio muy generosamente el texto. A partir de ahí nos escribimos un par de veces, hubo una carta muy generosa de él sobre mi relato “Homenaje a Roberto Arlt”, pero no era alguien con quien yo pudiera tener una amistad. En principio porque sus amigos formaban parte de una tradición muy arcaica, muy anterior, muy cerrada incluso. Pero siempre lo tuvimos muy presente y lo sentíamos como una referencia y un interlocutor”.

 

“La forma inicial. Conversaciones en Princeton”. Ricardo Piglia (Editorial Sexto Piso).

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Dejar una opinión